island-997022_960_720

Los valores personales son los motores de nuestra vida. Todas las personas los tienen, aunque a veces no los atendemos como debiésemos. La desfocalización de esos valores son la causa de muchos de los trastornos psicológicos y el dirigir nuestra vida hacia ellos es el medio para vivir una vida con plenitud.

¿Cómo de enfocado estas a tus propios valores? Vamos a hacer una prueba. Para ello tienes que responder de 1 a 10 lo importante que es para ti cada uno de los siguientes temas:

  1. La familia
  2. La pareja
  3. Los hijos
  4. Los amigos
  5. El trabajo
  6. El estudio
  7. El tiempo libre
  8. La salud
  9. La religión
  10. La participación social

(Se creativo y añade algunos más a la lista)

A continuación, indica de igual forma, con una puntuación de 1 a 10, que dedicación, esfuerzo o tiempo inviertes en cada uno de esos aspectos.

  1. La familia
  2. La pareja
  3. Los hijos
  4. Los amigos
  5. El trabajo
  6. El estudio
  7. El tiempo libre
  8. La salud
  9. La religión
  10. La participación social

Comparemos los resultados. Si las puntuaciones son iguales o próximas significa que estamos dedicando a ese valor la importancia que le otorgamos, por ejemplo, si la familia es importante para mí un 10 y le dedico un 10 estoy orientado hacia ese valor.

Si existe discrepancia puede que no este lo suficiente orientado hacia mis valores importantes. La discrepancia se puede manifestar de dos modos: superior o inferior al valor. Será inferior cuando para mí un valor tenga una puntuación a la que no alcanzo con mi tiempo o esfuerzo, por ejemplo, si lo he puntuado el ocio con un 8 y dedico un 3, no estoy invirtiendo suficientemente dedicación en algo que es importante para mí. En el caso contrario, puede que invierta demasiado esfuerzo o tiempo en algo que no es importante para mí, por ejemplo, para mí el trabajo es de importante 7 y esto dedicando 10, por lo tanto estoy haciendo un esfuerzo por encima de lo que yo considero importante.

En muchas ocasiones nos dejamos llevar por nuestras emociones esperando estar bien para poder hacer las cosas que son importantes para nosotros. La solución no reside en el estar bien para vivir con plenitud, sino dirigirnos hacia nuestros objetivos vitales independientemente de la emoción que nos acompañe, porque solo de este modo vamos a poder experimentar diferentes emociones y experiencias.

El iniciar el camino hacia nuestros valores no es fácil, puesto que tenemos muchas barreras que nos paralizan, algunas externas y otras muchas que nos ponemos a nosotros mismos. Por este motivo es tan importante marcarse objetivos realistas, aunque estos al principio sean pequeños, El ir enfrentando las adversidades y dirigirnos hacia nuestros valores nos permitan comenzar a andar el camino de nuestra propia vida.

Video recomendado: https://www.youtube.com/watch?v=Sb9Gyc7EzF4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Al solicitar información, declaro que conozco y acepto la política de privacidad de este sitio.

Los datos de tus comentarios están seguros. Responsable: Iraida Yasmina Puerta Porcel. Finalidad: moderar los comentarios. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: no cederé tus datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.